Cecilia Rodríguez Vargas dirige la Banda Municipal de Música de Las Gabias desde 2009. Gabirra de 1984, se matriculó en la Escuela de Música de su pueblo el mismo año en el que abrió sus puertas, en 1995, y poco después el profesor de trombón, Juan M. Panblanco, la animó a estudiar ese instrumento. En 2002 comenzó el grado medio en el Conservatorio Angel Barrios de Granada para concluir el grado superior en el Conservatorio Superior de Música de Málaga. Hoy es una de las dos trombonistas profesionales de Andalucía.

En 2012 terminó sus estudios en Málaga y comenzó a trabajar en la Escuela Municipal de Música y Danza de Las Gabias, que cuenta con 330 alumnos y cuyas instalaciones se van a ampliar. Allí imparte clases de lenguaje musical a niños de 5 a 8 años. Eventualmente dirige el Coro de Voces Blancas del pueblo, junto a Lourdes Zanón, además de la Banda Infantil de Música, y forma parte de la Granada Big Band, dirigida por Kike Aguado.

Mantiene que hay que animar a los niños a apostar por la música, y que el hecho de ir al colegio y acudir después al conservatorio hace “tener más expectativas y más sensibilidad, además de tratarse de un ambiente sano”.

Recuerda que al principio fue complicado dirigir a sus compañeros en la banda -algunos mayores que ella-, pero que poco a poco ha logrado sacar el proyecto adelante “porque la música es mi vida y no lo cambiaría por nada”, explica. No para de prepararse, de hecho, no descarta estudiar la especialidad de dirección de orquesta. Ha realizado cursos en Valencia con Toni Zapata y ampliado con trombonistas nacionales e internacionales y otros instrumentistas, “porque siempre se aprende”, reconoce.

La Banda, integrada por 35 músicos, lleva a cabo una serie de actividades establecidas, como la celebración de la fiesta de la primavera, las procesiones de Semana Santa, la fiesta de la Virgen de Las Nieves, el concierto de fin de curso, los conciertos didácticos para los dos colegios de Híjar y Gabias y el de Navidad, además de las actividades municipales y las que llevan a cabo los colectivos del pueblo. Mantiene que se dedica a una profesión muy especial porque “trabajamos cuando los demás están de fiesta, sin tener ni vacaciones ni descanso”. Aunque admite que no implica para nada un sobreesfuerzo y que forma parte de su trabajo de música.

En cuanto a su labor en las bandas, aspira a que sigan creciendo y que los vecinos del pueblo las sientan como suyas. Espera que alguno de sus integrantes se anime y se dedique profesionalmente a la música, “porque los músicos son especiales y se puede vivir de la música”.

70 músicas

Recientemente ha participado en un innovador proyecto denominado “Música en Femenino“, donde junto a 70 instrumentistas interpretó un variado repertorio en marzo para conmemorar el Día de la Mujer. Uno de los conciertos fue en CajaGranada, y el otro en el Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia. Bajo la dirección de Trinidad Montes, se lanzaron con diversos temas, como la Canción del Olvido, La Vida es Bella; Concierto D’Amore, o La Niña de Santa Ana, entre otros. Una experiencia que espera repetir.

Artículo publicado en IDEAL Granada